Libro- Pomoná. Un sitio del Clásico Maya en las colinas tabasqueñas.-1Roberto García Moll estudió arqueología en la Escuela Nacional de Antropología e Historia y obtuvo la Maestría en Ciencias Antropológicas en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México. Entre otros proyectos importantes dirigió los trabajos arqueológicos de Yaxchilán, realizó excavaciones en el Ex Convento de San Jerónimo, conocido como Claustro de Sor Juana, dirigió los proyectos arqueológicos de Bonampak y Palenque, en Chiapas. El último proyecto que guio fue en Pomoná, Tabasco.

El sitio arqueológico de Pomoná se localiza en un punto intermedio entre Palenque y los sitios a orillas del río San Pedro y al norte de Piedras Negras en la cuenca del río Usumacinta Medio, sobre esta región se llevaron a cabo diversos trabajos arqueológicos, entre ellos el Proyecto Pomoná, que se desarrolló entre los años de 1986 y 1988, con el auspicio del gobierno del Estado de Tabasco.

En esta obra el arqueólogo Roberto García Moll habla sobre los trabajos arqueológicos llevados a cabo en el Proyecto Pomoná durante ese periodo y describe detalladamente edificios, estelas, ofrendas, monumentos y vasijas, para extender la visión de los mayas del periodo Clásico que lo habitaron.

El asentamiento central es de tipo disperso en un área de cerca de las 190 hectáreas, compuesto de seis conjuntos mayores. Su arquitectura y monumentos escultóricos fueron realizados sobre roca caliza transportada por sus pobladores desde una distancia de nueve kilómetros.

Pomoná es de las pocas ciudades en el Clásico maya que cuenta con un “glifo emblema” que la identifica y que a través de las inscripciones de otros sitios cercanos ha permitido conocer relaciones entre ellos. García Moll nos explica que el florecimiento de Pomoná coincidió con el de Yaxchilán y gracias a que su “glifo emblema” aparece en varios edificios y estelas, tanto de la ciudad como de otros sitios cercanos, se sugiere que la ciudad conto con independencia política, además de que tuvo enfrentamientos armados con sus vecinos de Palenque y Piedras Negras.

Los trabajos en Pomoná dieron como resultado la identificación de seis conjuntos arquitectónicos, formado el primero de ellos por 13 edificios construidos alrededor de una plaza; éstos se estudiaron y consolidaron durante las tres temporadas de trabajo de campo y muestran algunas similitudes con los de Palenque. Los monumentos escultóricos encontrados en la zona antes y durante las excavaciones se encuentran desde 1992 en el museo de sitio, debidamente exhibidos y protegidos. Se catalogaron, además, las piezas de cerámica, con 37 tipos y variedades, y se estudiaron las de estuco en forma de esculturas modeladas, ya sea antropomorfas o con motivos geométricos.

Comments are closed.