chapult

Lugar donde fue localizada la caja conmemorativa en 1999.

La tradición de colocar cajas conmemorativas es común en distintas sociedades. En México se han encontrado algunas de ellas en numerosos monumentos erigidos para honrar a personajes o hechos relevantes de la historia de nuestro país. Estos cofres resguardan diversos objetos, ejemplo de ello es la caja de cantera localizada el 16 de septiembre del 2010 en el jardín principal de Sayula, abierta 100 años después de haberse depositado en el monumento de don Miguel Hidalgo y Costilla que se encuentra dentro de la zona norte del jardín; en 1984 había sido trasladada al pie del asta bandera, debido a los trabajos de remodelación del espacio ajardinado y el cambio del sitio original de dicho monumento. El contenido incluía restos de periódicos, algunas monedas y una botella, entre otros elementos; quedó en su lugar una caja con papeles y monedas recientes, depositada por las autoridades del municipio.

Asimismo, las cajas han sido utilizadas con la función de urna, –como la encontrada en la remodelación del edificio de Corpus Christi para dar lugar al Archivo General de Notarías de la Ciudad de México– y de igual manera para dar fe de la construcción de importantes edificaciones, tal es el caso del recipiente de plomo colocado con motivo de la construcción de las torres de la Catedral de la ciudad de México, grabado con la inscripción de la fecha en que fueron concluidos los trabajos realizados por el arquitecto José Damián Ortiz de Castro, 14 de mayo de 1791; en su interior había monedas, medallas religiosas, grabados, cruces de alma, un relicario, un dibujo y una oración contra los rayos, temblores, la peste y las muertes repentinas.

En la Ciudad de Zacatecas, durante la colocación de la primera piedra en el monumento de la Columna de la Independencia se depositó en 1910 una caja con reliquias históricas, como también se hizo el 12 de septiembre de 1720 cuando fue puesta, por el virrey don Baltazar de Zúñiga, la primera piedra de un convento, siendo en esa época la única construcción destinada en América para indias nobles; en este caso se colocó una urna de metal en forma de corazón con la frase: el “corazón del Excelentísimo señor don Baltazar de Zuñiga y Guzmán, marques de Valero”.

Se tiene conocimiento del depósito de estas cajas, durante la colocación de las primeras piedras de ciertos edificios, en la Cárcel General llamada Penitenciaria de Lecumberri o Palacio Negro, hoy Archivo General de la Nación; en el Palacio del Poder Legislativo, actualmente Monumento a la Revolución, y en el monumento Louis Pasteur, entre la escultura de Cuauhtémoc y la estación del Ferrocarril Nacional.

Igualmente se han localizado cajas que conmemoran batallas históricas, entre las más sobresalientes están las de las Batallas del Molino del Rey y la del Castillo de Chapultepec. En 1985, por motivo de las obras de construcción como la línea 7 del Sistema Colectivo Metro, se realizó una investigación arqueológica del monumento Molino del Rey, que hizo posible la localización de once urnas de madera con inscripciones que contenían nombres y rangos militares de quienes participaron en esas contiendas; además, de una caja conmemorativa de plomo con fecha 22 de agosto de 1856, día en que fue colocada la primera piedra y se enterró la caja. Fueron encontrados documentos, periódicos y monedas del año, con litografías de Lucas Alamán y del general Comonfort, el acta de colocación, un calendario de Ontiveros y diarios publicados de ese año, lo mismo que monedas y escudos.

Figura 2 Caja

Caja conmemorativa del año 1849 de Chapultepec

La caja conmemorativa de Chapultepec, localizada en 1999 durante los trabajos de investigación arqueológica derivados del proyecto de Restructuración del Museo Nacional de Historia, Castillo de Chapultepec, estaba colocada en lo que fuera en el año de 1849 el antiguo patio-jardín del Colegio Militar, hoy jardín superior en el Alcázar, al oriente del Caballero Alto; la caja de cantera resguardaba una cajita de plomo con documentos históricos sobre la Batalla de Chapultepec. La celebración de esta fecha tiene su origen en el recuerdo de la heroica defensa del Colegio Militar, entonces ubicado en la cima del cerro de Chapultepec, por el general de División Nicolás Bravo al frente del ejército, las Guardias Nacionales bajo el mando del coronel Felipe Santiago Xicoténcatl, y los cadetes del Colegio Militar, frente a las tropas estadounidenses comandadas por el general Winfield Scott. Es relevante mencionar que antecedieron a esta lucha las valerosas batallas de Padierna (19 y 20 de agosto) y del Molino del rey (8 de septiembre).

En el jardín, como producto de las primeras excavaciones arqueológicas, se localizó al extremo oriente del caballero Alto, bajo la fuente actual, los restos de un basamento circular de piedras careadas con molduras unidas con argamasa desplantadas sobre la roca del cerro. Las características constructivas y sus materiales, la ubicación y documentos de archivo [1], ayudan a determinar que correspondía al Colegio Militar. Al centro de lo que fue el basamento circular fue colocada una caja de cantera con tapa, la cual presentaba al exterior la fecha de 1849, de esta forma, el testimonio material que conmemora la Batalla de Chapultepec es el siguiente: una caja de cantera en cuyo interior se encontró una cajita de plomo que contenía documentos en papel y monedas de plata de 1849, así como una medalla conmemorativa de 1843. La caja fue depositada el 12 de octubre de 1849 con motivo del primer homenaje a los héroes y la batalla en Chapultepec en 1847. La caja de cantera gris de forma rectangular presenta al exterior,  enmarcada y en bajo relieve la fecha de 1849 (con restos de pintura negra y dorada), mientras que el pequeño contenedor de metal, está conformado por 6 láminas de plomo selladas con estaño, al interior de cuya tapa aparece el nombre esgrafiado de Rafael L. Landero, seguramente identificando al ciudadano que solicitó la elaboración de esta caja; en ella fueron depositados –durante la ceremonia realizada– testimonios materiales de la época como: El Calendario de Ignacio Cumplido de 1849, el programa del Gran Teatro  (este documento formó parte de la vida cotidiana de uno de los alumnos que tomó parte en la batalla), Cuatro listas del Colegio Militar, la carta testigo del 12 de octubre de 1849, sobre la colocación de la caja conmemorativa, testimonio de asistencia del personal militar a la ceremonia y de la colocación de la primera piedra, un ejemplar del periódico El siglo Diez y Nueve del 3 de octubre de 1849, con datos de la ceremonia efectuada en el Mirador del Alcázar y por último, cuatro monedas de plata de 8, 2, ½ y ¼ reales de 1849 y una medalla conmemorativa de la Jura de la Constitución Mexicana de 1843.

El testimonio material de los documentos y monedas estaba resguardado en una caja de plomo que se almacenó a su vez en una caja cantera, Estos materiales se encuentran actualmente en la Sala de la Batalla de Chapultepec, para su exhibición permanente en el Museo Nacional de Historia.

Arqlga. María de la Luz Moreno Cabrera
Dirección de Salvamento Arqueológico

periodico y monedas

Contenido de la caja

 

[1] Arqlga. María de Lourdes López Camacho, Investigadora del Museo Nacional de Historia, Castillo de Chapultepec. Realizó la consulta de Archivos Históricos

Comments are closed.