CREACIÓN Y DESARROLLO DE LA COORDINACIÓN NACIONAL DE ARQUEOLOGÍA

El Instituto Nacional de Antropología e Historia, por más de 80 años ha trabajado en la investigación, conservación y protección del patrimonio cultural de nuestro país. Desde su fundación en 1939, y como resultado de la iniciativa presentada al Congreso de la Unión por el Presidente de la República Lázaro Cárdenas, donde se propuso que el Departamento de Monumentos, Artísticos Arqueológicos e Históricos de la SEP, se transformara en un instituto con personalidad jurídica propia; le fueron otorgadas las siguientes funciones:

  • exploración de las zonas arqueológicas del país;
  • vigilancia, conservación y restauración de monumentos arqueológicos, históricos y artísticos de la República, así como de los objetos que en ellos se encuentren;
  • realización de investigaciones científicas y artísticas que interesen a la arqueología y a la historia de México, antropológicas y etnográficas, principalmente de la población indígena del país;
  • publicación de obras relacionadas con las materias ya expuestas;
  • Las demás que las leyes de la República le confieren.

 

Por disposición de su Ley Orgánica, el INAH dividió el Departamento de Monumentos en dos unidades administrativas: la Dirección de Monumentos Prehispánicos y la Dirección de Monumentos Coloniales. Entre las responsabilidades de la primera, destacaron cuatro aspectos:

a) registrar la propiedad arqueológica particular,
b) realizar investigaciones arqueológicas,
c) custodiar el patrimonio arqueológico,
d) restaurar zonas y monumentos que deberían ajustarse a proyectos científicos y a prioridades nacionales.

En un primer momento, el quehacer arqueológico se caracterizó por el auge a investigaciones y excavaciones de zonas monumentales que buscaban determinar secuencias culturales en diversas regiones. Con ello y para dar un mejor cumplimiento a sus funciones, el área de arqueología implementó nuevas formas de organización y la creación de áreas que dieran solución a problemáticas específicas. Para vincular las distintas entidades de la República en el estudio y conservación del patrimonio, el Instituto Nacional de Antropología e Historia formó en 1947 institutos regionales con representación estatal. El primero, en el estado de Puebla, seguido de Veracruz, Yucatán y Jalisco.

En 1952 se funda la Dirección de Prehistoria, impulsada en gran medida por el reciente descubrimiento del hombre de Tepexpan. Contó con una sección de Laboratorios (geología, suelos, paleozoología y paleobotánica) y una de Restauración.

La nueva Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos, promulgada el 28 abril de 1972, fortaleció la personalidad del INAH al darle el encargo de su aplicación en compañía del Instituto Nacional de las Bellas Artes. Es en este año que se establece el Departamento del Registro Público de Monumentos y Zonas Arqueológicos.

El trabajo arqueológico se distinguió por múltiples estudios de área, con diferentes enfoques y con la intervención de otras disciplinas. Asimismo, la arqueología amplió su campo de estudio a las sociedades históricas y modernas. La década de los sesenta se caracterizó por magnos proyectos museológicos y arqueológicos, como ejemplos de los primeros el Museo Nacional de Antropología, Museo Nacional del Virreinato; Museo Nacional de Historia y el Museo Nacional de las Culturas; de los segundos el de Proyecto Teotihuacán, Proyecto Arqueológico Botánico de Tehuacán y el Estudio de la Región Poblano-Tlaxcalteca.

Como los institutos regionales no funcionaron de la manera en que estaban diseñados y con la finalidad de tener un verdadero acercamiento con los estados del interior, inicia la descentralización administrativa del INAH con la proyección de 16 centros foráneos, aunque de principio sólo se establecieron cinco de ellos. El funcionamiento de dichos centros desestabilizó la estructura y funciones de áreas centrales como el Departamento de Monumentos Prehispánicos y fue necesario implementar nuevas áreas enfocadas a problemáticas específicas como el salvamento arqueológico, actividad que a partir de entonces se dedicó a la prevención de posibles afectaciones a bienes patrimoniales durante la realización de obras públicas o de transformación económica. La Dirección de Prehistoria se hizo cargo de los proyectos de esta índole. En 1974 la Sección de Salvamento arqueológico fue transferida al Departamento de Monumentos Prehispánicos y en 1977 con la desaparición de éste, se definió como departamento de salvamento.

En 1980 se establece la Dirección de Monumentos Prehispánicos, con los departamentos de Salvamento Arqueológico, de Prehistoria, de Arqueología del Museo Nacional de Antropología y de Arqueología Subacuática y poco después el Departamento de Investigaciones Arqueológicas de la ENAH. En 1981 se integra el Departamento de Reproducciones para la Protección de Bienes Culturales y Arqueológicos.

En 1983 el Departamento de Arqueología del MNA, depende nuevamente del Museo y su Sección de Máquinas Electrónicas se integra al departamento de Registro, que fue transferido de la Dirección de Asuntos Jurídicos a la de Monumentos Prehispánicos.

En 1988 con la creación del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, el INAH queda bajo la coordinación de éste, conservando el carácter y funciones conferidos. Con ello se dio una nueva reestructuración en arqueología. La Dirección de Arqueología encargada de la coordinación y normatividad de todo trabajo arqueológico en México, apoyada con dos áreas: el Consejo de Arqueología, encargado de proponer la normatividad académica y técnica, y la aprobación de todo proyecto arqueológico; y una subdirección encargada de programar y dar seguimiento administrativo a los proyectos arqueológicos del Instituto. También contaba con cuatro subdirecciones de carácter operativo, la Subdirección de Estudios Arqueológicos, la Subdirección de Salvamento Arqueológico, la Subdirección de Registro Público de Monumentos y Zonas Arqueológicos y la Subdirección de Servicios Académicos, ésta se ocupó del patrimonio paleontológico.

En 1992, el Consejo de Arqueología revisó y actualizó las Disposiciones reglamentarias para la Investigación Arqueológica en México, permitiendo la representación de otras instituciones académicas como la UNAM y la Universidad Veracruzana. También durante este año se constituye el Fondo Nacional Arqueológico con la finalidad de garantizar la realización de un programa arqueológico que contemplaba grandes proyectos arqueológicos y museológicos, que tendrían que culminar en dos años.

Finalmente, en 1993 se otorga el nivel de Coordinación a la Dirección de Arqueología, para dar un mayor apoyo y permitir la eficiencia en el desarrollo de sus metas. En 1995 se promueve el Departamento de Arqueología Subacuática a subdirección. Es también en los años noventa que se crea la Dirección de Operación de Sitios, cuyo objetivo es el de normar y ordenar el funcionamiento y la operación de las zonas arqueológicas abiertas al público.

En la actualidad la Coordinación Nacional de Arqueología y el Consejo de Arqueología son las dependencias encargadas de regular toda actividad relacionada con el patrimonio arqueológico. La Coordinación está integrada por cuatro direcciones: la de Estudios Arqueológicos; Salvamento Arqueológico; Planeación, Evaluación y Coordinación de Proyectos; y la de Operación de Sitios. Además, cuenta un Archivo Técnico en el que se encuentra toda la información documental escrita y gráfica de los trabajos de investigación realizados desde el siglo antepasado hasta nuestros días. La Coordinación Nacional de Arqueología también está en constante comunicación con las secciones de arqueología de los Centros INAH estatales, quienes atienden todos los aspectos relacionados con la protección, conservación e investigación en el área correspondiente a su jurisdicción.

Coordinadores Nacionales de Arqueología

  •  1993 a 2005           Dr. Alejandro Martínez Muriel
  •  2005 a 2009           Arqlga. Laura Pescador Cantón
  •  2009 a 2012           Arqlgo. Salvador Guilliem Arroyo
  •  2012 a 2013           Dra. Nelly M. Robles García
  •  2013 a la fecha      Dr. Pedro Francisco Sánchez Nava

 

.


Referencia

Olivé Negrete, Julio César y Bolfy Cottom (Coordinadores). INAH Una Historia. Volumen I, Antecedentes, organización, funcionamiento y servicios. INAH Tercera edición ,2003. México

COORDINACIÓN NACIONAL DE ARQUEOLOGÍA

MEMORIA 2007-2012