Antecedentes

En 1994 se conformó en el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) la Dirección de Seguimiento de Operación y Servicios en Sitios Monumentales. Durante su primer periodo, entre 1994 y 1997, sus actividades principales fueron la señalización de zonas arqueológicas y zonas de monumentos históricos, la colocación de placas de bronce para sitios de Patrimonio Mundial, así como la valoración de requerimientos de servicios en zonas arqueológicas.En estos primeros años se señalizaron 81 zonas arqueológicas, además de diversos monumentos históricos.

El proyecto para la elaboración de planes de manejo inició en el año 1997; para 1998 se presentaron las propuestas de planes de manejo para las zonas arqueológicas Monte Albán, Oaxaca y Palenque, Chiapas. También se elaboraron documentos iniciales de manejo para las zonas arqueológicas de Bonampak, Chiapas y Cuetlajuchitlán, Guerrero, así como para el Jardín Etnobotánico y Museo de Medicina Tradicional y Herbolaria, Morelos.

Entre los años de 1999 y 2000, se desarrollaron, entre otros productos, las primeras versiones de los Planes de Manejo para el Complejo Arqueológico de Cacaxtla / Xochitécatl, la Zona Arqueológica de Tlatelolco y la Zona Arqueológica y Museo de Sitio de Xochicalco. También se señalizaron 19 sitios.

Durante el año 2000 se autorizó formalmente la estructura del área con el nombre de Dirección de Operación de Sitios. En esta estructura se contemplan una dirección, dos subdirecciones, la de Metodología de Planes y la de Seguimiento y Gestión, así como dos Jefaturas de Departamento respectivas, Protección Integral y Supervisión de Operación.

El objetivo y las funciones que se tienen para esta Dirección son las siguientes:

Objetivo

Elaborar los planes de manejo y estrategias de operación de los sitios patrimoniales abiertos al público en custodia del INAH, para lograr su conservación integral y uso sustentable.

Funciones

  • Coordinar la elaboración y puesta en marcha de planes integrales para el manejo y la operación de sitios al público.
  • Gestionar y convocar la participación de las Coordinaciones Nacionales del INAH para apoyar, en sus respectivos ámbitos de especialización, las propuestas y aplicación de los Planes de Manejo de sitios elaborados por esta Dirección o por otras instancias del Instituto o externas.
  • Proponer el establecimiento de convenios con autoridades federales, estatales y municipales, así como miembros o agrupaciones públicas y privadas, para la protección, conservación y uso sustentable del patrimonio de los sitios.
  • Coadyuvar en la formación de consejos consultivos, comisiones, comités y otros cuerpos colegiados, con autoridades o representantes de la sociedad civil, cuyo propósito sea la operación adecuada, eficiente y rentable de los sitios.
  • Poner en marcha y coordinar el seguimiento y evaluación de la operación de los sitios, conforme a los lineamientos definidos en los planes de manejo.
  • Proponer y organizar eventos académicos afines al manejo a la operación de sitios y al manejo del recurso cultural.

Actividades

A partir del año 2001, se han elaborado 28 planes de manejo para diversas zonas arqueológicas, se han desarrollado 15 planes para la apertura de zonas arqueológicas a la visita pública. También se hanintegrado y actualizado diagnósticos de operación y servicios para las zonas arqueológicas abiertas al público o con algún grado de visita. Así mismo, como parte de una estrategia para el manejo de visitantes a las zonas arqueológicas se han aplicado estudios de visita en algunas zonas arqueológicas del país, especialmente durante los días de visita masiva como el día de el Equinoccio de Primavera, a su vez se han implementado estudios de capacidad de carga y se han hecho análisis de afluencia de visita en las zonas arqueológicas abiertas al público.

Por otro lado, se han generado criterios y lineamientos para la señalización e interpretación de zonas arqueológicas y, en consecuencia, se ha dotado de señalización a 88 zonas arqueológicas abiertas a la visita pública o con algún grado de visita, además de diversas reparaciones a la señalización ya existente en estos espacios patrimoniales.

En cuanto a las actividades académicas se han organizado múltiples talleres de capacitación para la elaboración de planes de manejo. Se ha impartido una materia sobre manejo del patrimonio cultural en la Escuela Nacional de Antropología e Historia, se han brindado talleres infantiles relacionados con la conservación del patrimonio arqueológico, se ha asistido a distintos foros académicos y se han elaborado materiales de difusión sobre zonas arqueológicas.

Desde el año 2010, la Dirección de Operación de Sitios, ha implementado estrategias para cumplir con su propósito de contribuir con la conservación, difusión y presentación pública del patrimonio cultural bajo custodia del INAH, a través de la coordinación, asesoramiento, capacitación, supervisión y la participación corresponsable de los actores institucionales en la planeación, manejo, operación, interpretación y señalización de zonas arqueológicas con visita pública.

En este sentido, se ha puesto en marcha el Programa de Fortalecimiento y Regulación de Zonas Arqueológicas con Visita Pública (PROFOREZA), el cual es una estrategia de largo plazo para consolidar el papel del INAH en la política y práctica del manejo y operación de las zonas arqueológicas abiertas al público en su custodia.

Con la aplicación del PROFOREZA se han desarrollado instrumentos para la toma de decisiones en materia del manejo y operación de las zonas arqueológicas. El primero es el Catálogo de Zonas Arqueológicas con visita Pública, en el cual se establece una clasificación de estos espacios patrimoniales considerando criterios de manejo para su uso público entre otros. También se ha desarrollado el Inventario General de Zonas Arqueológicas con Visita Pública, a través del cual se caracteriza la situación de las zonas arqueológicas. Por su parte, en el Sistema de Información para el Manejo de Zonas Arqueológicas (SIMZA), se ha compilado y clasificado información estadística, geográfica, histórica, política, jurídica y administrativa, tanto gráfica como documental, proveniente de los archivos digitales de la Dirección. Esta información se ha organizado en una gran base de datos que alimenta a un Sistema de Información Geográfica, con estas dos herramientas se analiza, sintetiza y correlaciona la información vinculada con las zonas arqueológicas del país y su entorno natural y cultural, con el fin de trazar estrategias de manejo acordes con la realidad actual.