librorupestre

Es importante tomar conciencia que el arte rupestre es frágil; cada sitio, cada motivo, encierra una historia que solo puede ser contada una vez y su destrucción acarrea la pérdida de esa historia en particular y de la memoria colectiva en general. Cuando un sitio de arte rupestre se destruye, lo que lamentablemente sucede cada vez con mayor frecuencia, desaparece una pieza del complejo mosaico que conforma la historia prehispánica o colonial y con ellos se rompe una más de las frágiles líneas de conexión del pensamiento. Los motivos pintados o grabados en cuevas, abrigos, afloramientos o frentes rocosos son vestigios culturales únicos e irrepetibles que nos hablan de un pasado rico en sus expresiones plásticas, en su diversidad y en su persistencia. Respetarlos y preservarlos para el futuro es nuestra responsabilidad. Son, por derecho propio, parte fundamental del patrimonio cultural de México y el mundo.

Comments are closed.